EL NACIMIENTO DE LA QUENA

Entre las arrugas soñolientas de aquel cerro, el viento cincelaba ese rostro; los pasos del camino despertaban el mañana, mientras el otoño del invierno le acercó las semillas de alfalfa que él sembraría. Se detuvo un instante en la arada tierra, cerca de los ojos del río, entre las pie­dras, de voces nocturnas. Un cóndor acaricia la cabellera de la Pachamama; madre mundo, que tiene en su vientre a la que él tanto amó.

Sisay se llamaba y ahora está en el ukupacha, el mundo de la muerte y la fertilidad.


¿Sisay es el kuntur? ¿El kuntur es Sisay? ... que canta sobre la muerte después de andar por el pasadizo de la vida.


Puma Son9u escucha latidos en su corazón, levanta de la tierra un hueso de cóndor arqueado por el tiempo. Sus callosas y toscas manos se deslizan afanosamente por la línea curvada, se detienen en el borde. Con su cuchillo de piedra construye unos finos labios, suavemente pulidos, por donde sopla llenándose de inquietud y asombro ante esa voz que emite la pulposa boca. Parsimoniosamente, con sus recuerdos de infancia, va con un punzón ha­ciendo aberturas y vuelve a soplar, probando, jugando con sus dedos en cada hueco, buscando una voz carras­posa y agridulce, como la vida y la muerte, como el amor y el odio;, como el olvido y el recuerdo, tejiendo so­nidos de savias diferentes, como las que descubrió con Sisay cuando se casaron, al medio de un maizal, cubier­tos por un manto de estrellas, o ese otro sonido de senti­da alegría que su amada le dio cuando ella tocó a las puertas de la muerte y éstas se abrieron como el amane­cer.


Puma Sun9u tiene ahora en sus manos un puente en­tre lo humano y lo divino, una abertura de vida para sembrar los sueños a mil savias diferentes y le llamó, Quena


Allwirtu Maki

Ayllu: Llanpa – Ayacuchu


No comments: